sábado, 19 de diciembre de 2015

Capítulo 16_Conversaciones y confidencias












La amistad entre Gari y los hermanos Artiach se acrecentaba cada día.
Además de dar gran importancia al deporte, tenían en común el amor a la libertad, al aire libre y a no tener raíces, sobretodo Jaime y Gari.
Beatriz se sentía a gusto en Getxo.
Además del golf y el surf, conocía a mucha gente, salía a menudo y viajaba de vez en cuando.
Carecía del espíritu aventurero de su hermano y estaba contenta con lo que tenía.
Gari recordó, que cuando conoció a Jaime hace años en Bali, le llamó la atención la apasionada curiosidad que sentía por la vida.
En aquella época, era un viajero empedernido, siempre atento a lo que contaban los que venían de lugares lejanos.
No estaba tan interesado en las olas como en la búsqueda de la verdad.
Se hizo budista en India, vivió en el Ashram de Osho en Puna, de donde salió bastante desilusionado, aprendió cocina tailandesa en Chiang Mai y muchas más cosas, que casi no recuerda.
Ahora, escribiendo, ha encontrado la manera de expresar lo que ha aprendido en estos años de vivir y viajar en soledad.
La madre de Jaime es escritora.
Se separó de su marido cuando los hijos eran pequeños y a pesar de que pasan muchas temporadas separados, se nota que los tres están muy unidos.
Gari tiene la sensación de que guardan un secreto.
Tal vez algún día descifrará el enigma.
No son una familia convencional, pero tampoco diría que sea disfuncional.
Algunos días se quedaba solo con Jaime porque Beatriz tenía trabajo y en esas conversaciones, surgían confidencias, con las que iba hilando la historia de una saga familiar impenetrable, que le indujo a pensar en Bomarzo (1), uno de los libros que más le había impresionado siendo muy joven.
Gari fue un niño sensible, único hijo varón entre dos hermanas que jugaban con él como si fuera su muñeco.
Todos le querían y él se dejaba mimar, desconociendo por completo los peligros que acechan en el mundo.
Pronto empezó a interesarse por los libros que veía en la biblioteca de su casa.
Aconsejado por sus hermanas leyó Shiddharta (2) y le afectó tanto que quiso leer toda la obra de Hesse, lo cual le abrió la mente de tal manera, que empezó a buscar desesperadamente algo, que ni siquiera sabía lo que era.
Lo único que sí supo desde el principio, es que quería aprender alemán, a lo que sus padres no solo no opusieron resistencia, sino todo lo contrario.
Estaban tan contentos con el interés de su hijo por ese idioma, que le inscribieron en las clases que ofrecía el colegio alemán, los sábados por la mañana.
Era un curso duro y muy caro pero dado la disposición que mostraba el chico, decidieron que sería estupendo, aunque ellos tenían la idea de que empezara con el inglés.
Solo fueron necesarios dos veranos en Lindenberg haciendo cursos intensivos, para que su nivel de alemán fuera lo suficientemente fluido para poder leer a Goethe.
Gari era feliz.
Se enamoró de Thomas Mann y empezó con los filósofos.
Nietzsche le cautivó y en seguida se fascinó con Karl Marx.
Hasta tal punto le interesó El Capital (3) que se metió en un taller dedicado a su estudio, cuya influencia le llevó, sin saber demasiado bien lo que hacía, a meterse en asuntos políticos que se le fueron de las manos.
Fue en este momento de su vida cuando, forzado por las circunstancias, decidió irse a vivir al país vasco francés para evitar problemas.
Sus padres se llevaron un disgusto pero comprendieron que era lo mejor.
Las cosas se habían puesto difíciles para él y al fin y al cabo Bidarte está a tiro de piedra.
Al tener que dedicarse a montar su propia escuela de surf dejó de lado la idea de estudiar una carrera, pero gracias a su afán de aprender, pronto dominó el francés y se dedicó al inglés que consideraba imprescindible.
Hablar cuatro idiomas era un aliciente más para la cantidad de viajeros que llegaban a la costa vasco francesa buscando las mejores olas, lo cual no solo le aportaba pingües beneficios, sino que la práctica de los idiomas formaba parte de su vida cotidiana.
Jaime también habla varios idiomas con soltura y le gusta estar con extranjeros.
Cuánto más se conocían más aficiones les unían.
Jaime era un gran lector, no tan centrado en la alta literatura como Gari ya que al haber estudiado una carrera y tener un master en Administración de empresas, le hacía interesarse por la economía y la bolsa, asuntos en los que Gari estaba muy verde y le hubiera gustado saber algo más para ser capaz de administrar su dinero, ya que de momento lo único que sabía era ganarlo, pero desconocía los pasos siguientes.
Charlaban y charlaban, se reían y gozaban de la mutua compañía.
Gari estaba deseando que llegara el día de la fiesta para poderle presentar a Mónica de la que ya le había hablado algo, aunque no se había atrevido a decirle que estaba casada.
También le habló de Carlota y Jaime tenía ganas de conocerla, porque la idea de encontrar mujeres que no quieren casarse pero están dispuestas a tener romances pasajeros, es exactamente lo que le divierte.
Ni compromisos ni responsabilidades.







1_La obra cumbre de Manuel Mujica Láinez, recrea la vida de un noble italiano del siglo XVI: el duque Pier Francesco Orsini, el "contrahecho, cínico e intrigante". Su drama se desarrolla en el ambiente trágico y sensual del Palacio Orsini y el célebre bosque de los monstruos de Bomarzo. 
2_ Novela alegórica escrita por Hermann Hesse en 1922 tras la primera guerra mundial. La misma relata la vida de un hombre hindú llamado Siddhartha.
3_ de Karl Marx es un tratado de crítica de la economía política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario